Esta usted en:

Fiestas


Tiene la Puerta de Segura una feria de ganado que se celebra del 20 al 23 de septiembre en honor de San Mateo, que fue tenida antaño como una de las más importantes de la provincia, e incluso de toda Andalucía, llegando a ser estimada por los porteños como más importante que la de Madrid, hoy convertida en feria festiva y señera de esa parte de la comarca serrana.

El 16 de julio se celebran las fiestas patronales en honor de la Virgen del Carmen, donde también es costumbre muy serrana la de que los mozos corran vaquillas con tal motivo.

Por San Blas es costumbre encender luminarias la víspera, habiéndose perdido la costumbre de jugar la bandera delante del santo, cuando es llevado en procesión. Quien ejecutaba estos peculiares juegos malabares con la bandera lo hacía con la pretensión de que ésta quedara, después de precisos y vistosos movimientos, totalmente enrollada al mástil, concluyendo con unos vivas a San Blas, coreados por todos los presentes. Ese día se reparten las tradicionales rosquillas del santo, las cuales, según el sentir popular, tienen la facultad de librar de los males de la garganta durante el año siguiente a todos aquellos que las ingieran. Muy curiosa es la secular rivalidad mantenida entre La Puerta y Beas por la posesión de la imagen de San Blas. Según cuenta la tradición ésta fue encontrada un 10 de febrero de 1565 por los gañanes Juan José Sánchez, natural de Beas, y por Antonio Ramírez, natural de La Puerta. El primero la reclamaba para su pueblo por haber sido él quien antes la tocó, mientras el segundo mantenía que era para el suyo por haberse encontrado en su término. Esto dio lugar a no pocos rituales y disputas, siendo muy peculiar, una vez que la imagen quedó ubicada en La Puerta, la de la obligación de los llamados comisarios de la fiesta, de ambos pueblos, de entregar a los mayordomos que la organizaban cada año una carga de vino, pan y carne para hacer la caridad, dos celemines de harina para hacer buñuelos, y otros tres de garbanzos tostados para ser repartidos entre todos los asistentes. Con el paso del tiempo otros elementos festivos se han ido uniendo al ritual de San Blas, estrechamente relacionado con la festividad de la Purificación de María –el 2 de febrero–, que la precede, como es la mucha pólvora gastada en hacer del festejo un verdadero estruendo. Otra costumbre, ya desaparecida, era en la víspera de San Antón bendecir la “caridad” o pan que había de ser entregado a los pobres y encender hogueras en honor del santo. Ese día los niños recorrían las calles del pueblo pidiendo casa por casa el “sanantón” –a modo de aguinaldo postrero navideño–, haciéndose notar tocando cencerros, o bien golpeando sartenes u otros útiles de cocina que pudieran producir ruido. Con el estruendo de esta monumental cencerrada era acompañado el santo en procesión hasta su ermita.

Curiosa, también, era la celebración del día de la Cruz –el 3 de febrero–, fecha en la que se iba en procesión hasta el río, sumergiendo en él una cruz de plata repujada que perteneció a la orden de Santiago. Se bendecían las aguas y los asistentes bebían de ellas llevándose algunas en vasijas a su casa. Se bendecían también los campos donde se cogían las llamadas albricias –o primicias–, no siendo éstas otra cosa que espigas verdes que anunciaban una cosecha nueva.

El patrón de La Puerta de Segura es San Sebastián desde 1734, año en el que se incendió su ermita, siendo declarado como tal por el pueblo en desagravio. Esta ermita incendiada fue bendecida en los finales del siglo XVI, y era conocida como la del “santo viejo”.

Era también tradicional encender una luminaria la víspera de Navidad en torno a la cual se cantaban villancicos.

Al igual que otros pueblos y aldeas de la Sierra de Segura, mantiene La Puerta una fuerte tradición de canciones y danzas populares dentro de su rico y variado patrimonio. Sin lugar a dudas la más bella y elegante canción-baile la constituye su malagueña serrana, denominada también “fandango del chirichipe” por el trabalenguas de una de sus letrillas. Se acompaña de guitarra, acordeón y platillos de bronce o hierro frotados, algo muy común en toda esta zona. Otra modalidad muy extendida de danza es la jota serrana, una de las más vistosas y alegres de toda esta comarca, interpretada sobre todo en los bailes y remates organizados en las aldeas de Bonache, Los Llanos de Arriba y Los Pascuales.




Ayuntamiento de La Puerta de Segura

Información Legal | Accesibilidad